La hipocresía de Bertín Osborne ante Feliciano López











Bertín Osborne tiró ayer de hipocresía a la hora de afrontar su entrevista con Feliciano López. El presentador de 'Mi casa es la tuya' pretende que su programa sea un espacio familiar, blanco y estiloso, fuera del marasmo rosa en el que se mueve Telecinco. Pero esta mirada displicente hacia el papel couché la combina con entrevistas dignas del corazón envueltas en masajes. Ayer se vio por sus constantes insinuaciones sobre Alba Carrillo, utilizadas convenientemente como cebos del programa, que Bertín aspira al modelo Jesús Quintero: criticar a la prensa rosa y hacer entrevistas dignas de este género.

Bertín afirmó que le da "coraje" que no se hable de los triunfos deportivos de Feliciano, que es al tenis lo que Fran Rivera es a los toros. Aun así 'Mi casa es la tuya' no aspira a ser 'Informe Robinson'. Por eso el motivo de la entrevista era Alba Carrillo, emitida dos días antes de su final en 'Supervivientes'. Y por eso durante la emisión del programa el presentador no dejó de sacar el tema a relucir, vía Arévalo, su Sancho Panza teatral, o con Marc López o la madre del deportista. La verdad es que Feliciano no ha tenido suerte con Alba en 'Supervivientes'. Porque se dejó entrevistar por Bertín en los primeros días del reality-show, marcados por la particular relación entre la modelo y su madre.

Pero la imagen de Alba se ha revalorizado en las últimas semanas para su desgracia, por lo cual Mediaset se ha visto obligada a sacar el pescado congelado antes de que oliera a podrido. El tenista aprovechó la cita para mofarse de que varios hombres quisieron cortejarle vía Instagram cuando Alba insinuó que era gay en el 'Deluxe'. Bertín afirmó que no pasaría nada por ser gay, pero cuando no estaba en la escudería Telecinco esto era harina de otro costal. Porque por mucho que se empeñe en desmentirlo, lo hizo ante un Jorge Javier que no tuvo más medio que hacer como que le creía, su monólogo en la obra 'Mellizos' sigue en la red: "¿Sabéis por qué ha cerrado el CSIC en España? Porque aquí los únicos que espían son los de Telecinco. ¿Y por qué espían los de Telecinco, señores? Pues porque hay dos o tres docenas de demonias desocupadas que no han pegado un palo al agua en su vida y se llevan ocho o nueve horas sentadas en el corro ese".

Y añadía: "Que no veas el corro ese. Ahí comen, meriendan, insultan, se agarran el culo…A mí hace dos o tres años me invitaron y se ve que ese día me pillaron flojo y dije, voy a ir ahí. Y cuando me abren la puerta del plató y me dicen: “pasa”, miré y dije: “y una mierda, ahí no entro yo”. Ahora, como no tenía más remedio lo que hice fue meter el culo contra la pared y el zócalo es que lo dejé limpio, limpio, limpio. Cuando estaba a cuatro o cinco metros de la silla mía, me tiré en plancha. Y el presentador cuando vio que yo me iba a sentar en la silla… ¡animalito!".

Bertín aprovechó la cita para echarle capotes a su amigo: Feliciano es "un caballero" y Alba habló "por revancha" tras ser dejada. El presentador que dice que hay que olvidar la Guerra Civil y que comparte paella con el siniestro Juan Carlos I compartió el prólogo de la entrevista con Arévalo, molesto porque dice que ahora no se pueden hacer chistes sobre mariquitas, gangosos y enanos, su mercancía exprimida durante medio siglo por la España cañí. Tiene mérito esta singular pareja por haberse puesto en manos del talento de Pablo Carrasco. El directivo ha conseguido quitarle la caspa a Bertín y realizar un producto muy bien montado y con una imagen de ¡Hola! televisivo, gracias a la cual Telecinco consigue personajes que nunca se sentarían en sus platós.


Comentarios