Mila Ximénez insinúa que Bigote Arrocet es el culpable del problema de María Teresa










Mila Ximénez protagoniza esta semana Lecturas, revista en la que muestra su nuevo rostro: "Me he operado con el mejor cirujano, con el cirujano que operó a Richard Gere. Este es el regalo que me he hecho por mi 65 cumpleaños. Me han levantado toda la parte flácida de la cara, lo que se me caía por el paso del tiempo. Me han recogido todo el óvalo de la cara y también me han quitado toda la piel que sobraba de los párpados. La frente no me la han tocado. Me han hecho un gran trabajo en el cuello. Según el cirujano ha sido una liposucción (...) Los labios me los ha subido un poco. Ha puesto grasa natural de mi propio cuerpo, la cogió del ombligo. Tenía mucha inseguridad cuando me veía en televisión o en reportajes, No me gustaba mirarme, me dolía verme y a veces lloraba. Tenía la autoestima por los suelos (...) Ahora estoy muy bien, me levanto y me veo buena cara".

La tertuliana admite que no aguanta a Bigote Arrocet: "Me perturba él, entero. Todo, verle, oírle, es poco empático, no sé qué me pasa con él". Pero sobre la enfermedad de María Teresa se pasa de lista: "Si hay algún culpable de lo que sucede, es la persona que vive con ella, yo sé elegir mi entorno. La influencia de Bigote es muy negativa, la hará reír pero en la vida no puedes pagar tan cara una risa".






Comentarios