La silenciosa gripe primaveral de Antena 3 alarma en Atresmedia










Antena 3 lideró los meses de diciembre y enero, espejismo motivado porque a Telecinco se le paró el motor: cuando los realities no tiran de la cadena de Vasile lo suficiente, como fue el caso de las últimas ediciones de 'Gran Hermano' y 'Gran Hermano VIP', el catarro se instala en todo el grupo. Pero la cadena principal de Atresmedia no solo no ha sabido aprovechar la debilidad de su competencia directa, sino que su modelo blanco y familiar parece haberse agotado. Recuerden que esta fórmula fue impuesta por Silvio González, consejero delegado de Atresmedia, en especial a partir de 2011, año en el que fueron cancelados 'DEC' y 'El Diario', ya sin Patricia Gaztañaga.

Este modelo venía a relevar al de Maurizio Carlotti, que se había traído consigo la fórmula del éxito de Telecinco, aunque en este caso los fracasos de María Teresa Campos, 'La Granja' o los shows con el polígrafo pasaron factura. Y Silvio miró hacia la TVE de Zapatero y comenzó a comprar series y concursos. Pero esta temporada el grupo está dando síntomas peligrosos que podrían invitar a una pronta renovación. Sería ridículo hablar de crisis por el vendaval de beneficios que encadena el grupo, pero hay una gripe instalada en los pasillos de Antena 3.

Porque en esta cadena se pretendía el liderazgo de Susanna Griso por las mañanas. Pero 'Espejo Público', en la temporada en la que se prometía "sorpasso" se ha quedado lejos: en mayo Ana Rosa Quintana le superó en más de cuatro puntos en competencia directa y hasta Alba Lago, nueva presentadora del informativo matinal de Telecinco, supera en competencia directa al 'Café' de Susanna. Por las tardes 'Amar es para siempre' y 'El secreto de Puente Viejo' rozan sus peores datos históricos, situación a la que se le suma la incapacidad de '¡Boom!' para hacerle frente a 'Pasapalabra' a última hora de la tarde.

Los realities tampoco han encajado en la cadena, situación que ya es un clásico en Antena 3. 'Top Chef' ha cerrado su cuarta temporada por debajo del 12% de share, por lo cual su futuro está en el aire, y 'Casados a primera vista' marcó mínimo por debajo del 14%. ¿Y las series en prime-time? La apuesta primaveral más ambiciosa fue 'La Casa de papel', que ronda un decepcionante 15%, mientras que la apuesta por el "true crime" con 'El Caso Asunta' fue un auténtico fracaso y la cadena no logró el impacto que esperaba con este producto. Ambas series se unen al patinazo de 'Pulsaciones', mientras que 'Allí abajo' sí lidera pero sin lograr los datos de antaño, al igual que el estreno de 'Tu cara no me suena todavía' no se acercó a los de 'Tu cara me suena'.

Otros experimentos en prime-time como el protagonizado por Alberto Chicote ni despuntaron ni se libraron de las críticas por su falta de rigor. ¿Razones para la esperanza? Antena 3 suele tener paciencia con sus productos, pero es evidente que este verano se impondrán cambios en la cadena por el evidente desgaste de sus formatos en el day-time y por la incapacidad de la cadena para liderar en el prime-time (a excepción de 'Allí abajo' y 'Tu cara me suena', que tendrá que mostrar su verdadera talla ante shows como 'La Voz').

En Planeta también preocupa La Sexta, que en los cinco primeros meses del año ha caído casi nueve décimas respeto a los números de 2016. Y Onda Cero, que sin Carlos Herrera ha perdido uno de cada cuatro oyentes y ni siquiera el fichaje de José Ramón de la Morena se ha mostrado el revulsivo esperado para recuperar la audiencia. En el grupo editorial tampoco se pueden contentar con La Razón, ya que las filtraciones de la Operación Lezo dejaron en entredicho la reputación de personajes como Mauricio Casals, Francisco Marhuenda y Antonio García Ferreras.









Comentarios