El problema de Carlota Corredera no son las "youtubers" ni los kilos












Carlota Corredera habrá tenido tiempo para reflexionar este fin de semana. No solo por el vídeo faltón de Soy una pringada, youtuber de irregular discurso. Sino porque los aplausos a través de las redes sociales le habrán reventado los tímpanos a la presentadora gallega, cuyo problema no es una youtuber ni los kilos de antaño: su problema es el ego. El "yoísmo" (concepto que todavía no tiene hueco en el diccionario de la RAE) la convierte en una presentadora indigesta: yo, yo y después yo. Es insufrible aguantar un espacio con Carlota, encantada de conocerse delante de las cámaras y que se lo ha creído.

Su problema no es solo el ego: es que el estatus que logró en sus años como directora no solo le ha abierto las puertas de los platós, sino que sus compañeros, normalmente lenguaraces tertulianos, se cortan con ella por los galones de antaño. Carlota está encantada de exhibir sus obras de caridad, de protagonizar portadas, de emocionarse con su libro, de explotar hasta la náusea sus intrascendentes vivencias. Pero a la gallega no le han dicho que 'Sálvame' funciona mejor con Jorge Javier Vázquez y que 'Cámbiame' chutaba con más fuerza con Marta Torné. Porque si no es difícil de explicar que Corredera siga con su eterno discurso, miopía de una cúpula de La Fábrica de la tele que demostró tanta brillantez al ascender a Jorge Javier como incapacidad a la hora de escoger como presentadora a Paz Padilla, que entre desplantes de sus compañeros, bromas excesivas y patadas al diccionario no gana para disgustos.

Carlota, a la que la famosa youtuber ha retratado con saña, suponemos que esta semana explicará su visión sobre el tema. Porque el monólogo fue de aúpa: "Esta señora era una gorda que era directora del 'Sálvame' y que estaba siempre detrás de las cámaras porque claro, estaba gorda y estaba como acomplejada. Pero luego dijo voy a adelgazar 60 kilos y voy a hacer como que nunca he estado gorda, pero a la vez me voy a lamentar mucho de lo gorda que he estado, en plan supervíctima (...) Dice que su marido nunca me hizo sentir mal por su peso¡Uf que santo tu marido eh, que no te llamaba puta gorda dándote con un palo en la tripa. ¡Qué guay, qué tolerante! ¡Qué buen hombre!. Esta tía es muy victimista (...) ¿Por qué tu marido tiene que hacerte sentirte mal por tu peso, Carlota Corredera? ¿Igual es que era una gorda acomplejada que tú misma piensas que por ser gorda no mereces vivir? Ahora va de 'viva lo curvy'. Chica, acabas de adelgazar 60 kilos. ¿Por qué no lo decías con 130 kilos? Igual era lo suyo. Si adelgazas muy bien, si te quedas de gorda también, pero no puedes ser una hipócrita. ¿Por qué no te quedaste gorda si tanto te gustaba lo curvy. Chica, ser gorda es un sentimiento". ¿Qué dirá Carlota sobre el tema? Tenemos la respuesta: yo, yo, yo, yo, yo, yo, yo, yo, yo, yo, yo y también yo.


Comentarios

  1. tranquilo que esta ni se despeina con lo de la crítica de soy una pringada dira lo que suelen decir los creído xxxl que es envidia...habeis visto como acosa y difama a los Jesulín campanario mohedano etc la youtuber a su lado es una hermanita dela caridad

    ResponderEliminar
  2. tranquilo que esta ni se despeina con lo de la crítica de soy una pringada dira lo que suelen decir los creído xxxl que es envidia...habeis visto como acosa y difama a los Jesulín campanario mohedano etc la youtuber a su lado es una hermanita dela caridad

    ResponderEliminar
  3. Pues si chicas! que nadie os diga nada aunque peseis 200 kilazos

    Ni a vuestro médico le tenéis que pasar una

    ResponderEliminar

Publicar un comentario