Mila Ximénez deja 'Sálvame' en plena guerra contra las Campos










00Mila Ximénez suma y sigue contra las Campos y esta semana aprovecha su columna en Lecturas para defender a Terelu y atacar a su madre y hermana: "De todas formas, ambas son muy diferentes. Terelu es emocional, y se le acumula la rabia sufriendo el desalojo mediático que les está produciendo el concurso de Bigote. Carmen se desliza por los comentarios de los colaboradores del debate con la maestría que le da la falta de empatía con su defendido y sus detractores. Carmen es sagaz. Y sabe que esto de la tele puede ser pan para hoy y hambre para mañana. Así que se ha puesto en la cola del racionamiento de Arrocet. Y hace bien. Edmundo Bigote Arrocet nos está dando juego a pesar de su mal concurso hasta ahora. Iba de ‘Frank de la jungla’, y se está dibujando como Paquito el Chocolatero. Ahora creo entender los miedos de Teresa por que fuera a este reality. Allí no hay maquillajes ni escondrijos para ocultar tu personalidad. Estamos viendo a un ser distante, antipático y marcando distancia con el resto de los concursantes. Los gestos desde la comodidad ocultan el fondo de la personalidad. Aquí está dejando al desnudo la incapacidad de adaptarse a un medio hostil. Su nueva familia repite hasta la saciedad que se fue de casa a los 12 años. Quieren retratarlo como un ‘Oliver Twist’. ¡Ay, si Dickens levantara la cabeza! Lo cierto es que sin poner en duda esa infancia de mendicidad emocional, Bigote se ha convertido en un profesional de la supervivencia. Y no hablo de la isla, precisamente".

Y esta semana concede una entrevista al mismo semanario para admitir que deja 'Sálvame' de forma temporal para someterse a una operación estética: "Cuando firmé el contrato con Supervivientes, Jorge Javier me dijo que cuando volviera mucho más delgada me tendría que hacer un lifting porque se me iba a caer todo (...) Me sentía gorda y mayor. No tenía cremas, ni maquillajes, nada (...) Mi hija siempre está conforme con todo, soy una afortunada".


Comentarios