Las cuatro pruebas que desmontan la teoría de Ángel Garó










Ángel Garó ha querido quitar hierro a su detención por una presunta agresión a su novio, pero sus contradicciones y sus antecedentes le colocan en una situación complicada. Recuerden que el humorista fue acusado por su otro ex, Alexis, de tener un carácter violento. Además estuvo envuelto en un caso de suplantación de identidad y fue acusado por varios policías valencianos por insultos y amenazas. Ayer Darío, que le ha denunciado por una supuesta agresión en el tórax, se explicó en 'Sálvame': "No se comporta como una persona humana. Tiene cuatro o cinco caras. El otro día invitó a sus amigos, le preparé una sorpresa y él se pone muy contento y cerró la puerta de un portazo. Hubo un enfrentamiento verbal y le digo, me voy a mi casa. Luego veo que no llevo las llaves y él no me dejaba salir, por lo cual me hice hasta pipí. Tuve que forcejear con él, no sabía como actuar y estaba nervioso. Al final trinqué las llaves, pero es que estos hechos son continuos y yo no quiero hacerle daño. He aguantado por amor y he denunciado porque me han obligado y en el móvil tengo todas las pruebas".

El cómico intentó desmontar el discurso de su ex, pero el tiro le salió por la culata al enterarse que 'Sálvame' disponía de unas fotografías comprometedoras para él: "Gracias por las palabras de apoyo. Hay que dar la cara y yo la voy a dar. Yo no he querido a hombres, he querido a hombros. No puedo hablar, le tengo cariño a él y a su familia. Se sabrá cuál es el problema. Me parece muy mal que los medios no se hagan eco de que puse al Teatro Cervantes en pie. Y tampoco del premio que me dieron por mi talento en mi ciudad junto a gente de la Nasa. Yo nunca he tenido un altercado con él en la calle. Eso sí, a partir de ahora se abre la veda. Él tiene un diagnóstico, y no puedo hablar más. Yo tengo más de cien premios y soy un profesional. Estoy muy tranquilo y sobre las contradicciones tengo que decir que no se puede preguntar a nadie sobre sus parejas". Utilizar su currículum, sus premios y las obras de caridad que dice que hace evidencian que su discurso, lleno de incoherencias, es al menos inconsistente.



Comentarios