Las claves de la guerra entre Marhuenda y Pedro J. Ramírez










El vendaval que ha levantado el último reportaje de investigación de El Español, medio que demuestra que Marhuenda mintió cuando negó su campaña contra Cristina Cifuentes, va camino de convertirse en una guerra periodística de altos vuelos.

El Español demostraba ayer que Marhuenda publicó una encuesta en la que la valoración de Cifuentes quedaba por encima de Feijóo, Soraya y Cospedal con la intención de provocar una guerra interna en Génova que podría haber acabado con la carrera de la actual presidenta madrileña.

Marhuenda tras su travesura se dirigía así a Edmundo Rodríguez Sobrino por teléfono: "¿Has visto?, te habrá gustado la putada que le hemos hecho hoy a nuestra amiga Cifu. Poniéndola ahí, por delante de Soraya. Tiene un puteo enorme ¿eh? Vamos a seguir dándole por ahí. Porque la matarán las otras, ¿sabes?. Y el gallego ¿eh? (en relación a Feijóo) (...) No hay nada peor mira. Esa idea no es mía es de Mauricio, ¿eh? Pero te digo que me gustaría ser tan listo. Joder, se le ocurrió ayer, ¿sabes? Porque yo había hecho estas preguntas, y al ver lo que salía dije, no, no, no la vamos a dar y absolutamente se lo dije, no, no, no, no, no, no lo vamos a dar y tal y ya verás como la vamos a joder. ¿Sabes? Que ya se encargará Núñez Feijóo y éstos de matarla".

Marhuenda llega a decirle a su interlocutor que está empezando a cocinar una operación para encontrarle rival a Cifuentes en las primarias para la presidencia del PP madrileño: "Ahora estoy excitando a Iñigo Enríquez de Luna, ¿sabes?, que es el del ayuntamiento que está con Esperanza (...) Para que se presente contra ella ¿sabes? (…) Ya le dije que le íbamos a apoyar. Me vino a ver el otro día y le dije: oye, no tendrás ninguna duda, nosotros te vamos a apoyar si te presentas en base activamente y además vamos a defender la tesis de la época de Pío García Escudero. Que el PP estaba muy pacífico cuando Pío era presidente del partido en Madrid y el presidente era de la Comunidad, era Ruiz-Gallardón. Y no pasaba nada".

El director de La Razón, molesto por haber quedado retratado, cargó ayer contra Pedro J. Ramírez desde esRadio y desveló una comida de ambos en la que el riojano le habría explicado sus próximas "víctimas": "Querido Pedro, te recuerdo la comida que tuvimos en casa de un famoso y prestigioso economista. En esa comida tú dijiste que ibas a acabar con el presidente del Gobierno y con el Rey porque considerabas que no tenía nivel suficiente (...) Tú, que has hecho del periodismo una historia de campañas sucesivas, ¿me vas a decir que hago una campaña o no hago una campaña. Estás enfadado con mi grupo y con Mauricio Casals porque no te invitan a las tertulias. Consideras que no te llama Antena 3, ni a ti ni a tu gente. Estás enfadado con eso".

Pedro J. Ramírez contestó al ataque con ironía desde Twitter: "Siempre pasa igual: cuando alguien queda en evidencia y se niega a responder de sus actos, pasa a inventarse los míos. A ese trapo no entro". Marhuenda, tonto útil de Planeta y encharcado hasta el tuétano, ha logrado lo imposible: convertir en honesto al fundador de El Mundo, que vuelve a la carga hoy desvelando una conversación entre Casals y Rodríguez Sobrino en los mismos términos que la de Marhuenda. El presidente de La Razón señalaba sobre la encuesta que "es la mayor de las putadas que tú le puedes hacer a alguien. Marhuenda al principio estaba ¿que esto no se lo podemos hacer? y digo: cómo que no se lo podemos hacer. Jim, joder. Es la mayor de las que tú le puedes hacer a alguien. Porque coño, en un momento en que no se discute para nada el liderazgo del otro (en referencia a Mariano Rajoy) la metes a ella en el foco para que le den entre todos". El auto señala que estas conversaciones "ponen paralelamente de manifiestos dos circunstancias, una que Cristina Cifuentes habría recurrido al presidente de Atresmedia para que cesase la presión mediática de La Razón sobre ella, y también que Mauricio Casals habría decidido no atender a las peticiones de José Creuheras sobre este particular y continuar con la misma postura de presión hacia la Presidenta de la Comunidad".


Comentarios

Publicar un comentario