La muerte civil de Estrella Digital: de Antonio Herrero al Canal de Isabel II










El 10 de junio de 1998 nacía en un ambiente enrarecido Estrella Digital, decano de la prensa digital en nuestro país con permiso del entonces (y hoy) precario y residual Hispanidad. Decimos que el ambiente estaba enrarecido por dos asuntos: su fundador, Pablo Sebastián, se despedía ese mismo día tras cinco años de los lectores de El Mundo. El periodista, muy influyente en los ochenta y noventa gracias a sus labores (presentador de 'Telediarios', director de Interviú, fundador de El Independiente y columnista de ABC, COPE y El Mundo), también sufría ese ambiente por otro asunto: el inversor más emblemático del proyecto, Antonio Herrero, acababa de morir un mes antes del estreno tras un accidente de submarinismo en Marbella. El locutor apreciaba en su colaborador guadianesco, según Libertad Digital, "su carácter y sus maneras. Con su colaboración fundó el primer diario electrónico de España, Estrella Digital. Cristina Pécker, la mujer de Herrero, se incorporó como comercial a la empresa editora".

El decano nacía tras el divorcio profesional entre Pedro J. abrazador de la nueva política conciliadora del aznarismo con los nacionalistas, que habían pasado de apestados a amigos del PP por haber propiciado el desalojo felipista de Moncloa, y Sebastián, al igual que Herrero aferrados al "sindicato del crimen" destapado por Anson. Es decir, antinacionalistas para desgracia de Aznar, al lado de una Ana Botella que "ya no podía oír a Antonio", tal y como contó Federico Jiménez Losantos en su libro 'De la noche a la mañana: el milagro de la COPE'. Pero Estrella Digital se estrelló con su escasa influencia y su tráfico nunca deslumbrante porque "su edición dependía en exceso de un modelo impreso, con escasas actualizaciones durante el día y confiando sobre todo en la calidad de sus columnistas", deficiencias de las que también adolece hoy el nuevo periódico del antaño inflyente periodista Pablo Sebastián, República, donde también anida el hoy el siniestro Pepe Oneto. El periódico nacía en sus primeros días "con 8.500 accesos diarios", tal y como se puede comprobar en Hemeroteca del Buitre, y contaba en su fundación con plumas, no va con segundas, como las de José Luis Gutiérrez y José María García, que reconocía en la biografía 'Buenas noches y saludos cordiales' que nunca firmaba sus textos "porque no tenía tiempo". Pero Estrella Digital siempre se barruntó como irrelevante, sin nervio para las exclusivas, sin la calidad para diferenciarse y quizás sin el sectarismo informativo, periodismo de trinchera, que ayudó a otros.

La Estrella siempre convulsa

En 1999 se producían los primeros cambios accionariales: Juan Abelló desembarcaba en el proyecto con más de 500 millones de pesetas por el 25% del accionariado, porcentaje similar al que disponía Villar Mir. Pero el cambio más relevante del proyecto surgió el 10 octubre 2006, cuando El País tituló: "Germán Yanke deja Telemadrid tras negarse a alentar la teoría conspirativa sobre el 11-M". Germán Yanke, que acababa de utilizar en una entrevista "argumentos del enemigo" según la muy enfadada Esperanza Aguirre, dejaba la cadena dirigida por aquel entonces por el ex diputado del PP Álvaro Renedo, con el que compraría a través de la sociedad Fain Viejo el 30% de las acciones de Estrella Digital que hasta ese momento pertenecían al ex senador, ¡cómo no, del PP!, Mariano Álvarez. ¿Por qué desembarcaron Renedo y Yanke, que había dejado el antinacionalismo en Euskadi por vivir en Madrid gracias a una oferta de sus luego odiados colegas de Libertad Digital? Porque el colaborador estrella del 'Diario de la noche' de Yanke era Pablo Sebastián, 6.000 euros mensuales de la pública, que había sido decapitado meses antes y denunciaba al "aguirrismo" en su primera legislatura, la conocida por el "tamayazo".

En 2007 se produce ese cambio accionarial por el que Renedo pasa a ser presidente, Pablo Sebastián se conforma con "presidente honorífico", Yanke se suma al consejo, su ex número dos en 'Diario de la noche', Armando Huerta, se convertiría en director del proyecto en 2008, y Nicolás Redondo Terreros, íntimo de Yanke desde que el primero liderase el PSE, se convertía en nuevo consejero delegado. Ana Samboal, hoy llorosa porque la nueva política impide que siga viviendo del cuento, y nunca mejor dicho, heredaría 'Diario de la noche' mientras este trío proveniente de Telemadrid era incapaz de encauzar el digital que sería adquirido en 2009 por el ex manager de Julio Iglesias y yerno de José María García, Alfredo Fraile. En aquellos años salieron por la puerta de atrás el gerente fundacional, Ismael Laguna, Pepe Oneto, que denunciaría en Periodista Digital que "los nuevos dueños se llevaron la caja y aquello entró en crisis" y el propio Pablo Sebastián, que tras ver difuminada su labor tras la entrada de sus amigos fundaría República poco tiempo después de denunciar que Federico Jiménez Losantos era un "gran mandril, predicador de catástrofes" que se había dejado comprar por "El Pocero" a cambio de tres millones de euros invertidos en Libertad Digital tras mediación, ¡cómo no!, de Eduardo Zaplana.

De las deudas a Nacho Escolar, pasando por el Canal de Isabel II

El enésimo cambio accionarial no implicó una mejora en la vida de Estrella Digital, que según publicó El Confidencial Digital en 2010 preparaba una ampliación de capital tras tener cuentas embargadas por deudas a Hacienda y la Seguridad Social. Según PR Noticias las pérdidas en 2008 se dispararían por encima de los 300.000 euros y ni siquiera mejoró con la entrada como asesor y columnista de Nacho Escolar, entre su adiós forzoso a Público y el nacimiento de El Diario. Se presumía cierta estabilidad, quizás la primera de su vida, cuando Javier Soriano, entregado reflotador de empresas (eufemismo casi siempre directamente proporcional a los escrúpulos del directivo de turno), se hizo cargo del proyecto en 2013 y puso al frente de él a Joaquín Vidal, hasta entonces jefe de actualidad de Interviú y que en esta nueva etapa ha destacado por tres tareas: presentar durante algunos meses un espacio en la madrileña Libertad FM con el que supuestamente iba a disparar el tráfico del diario, fichar a Pepiño Blanco como columnista y propiciar unos "desayunos informativos" en la casa, recurso utilizado por muchos para recaudar a toda costa. En noviembre de 2016 se incorporaban al nuevo organigrama la hasta entonces columnista Libertad Martínez, ex diputada de Izquierda Unida que tuvo el valor de decir adiós a la coalición mientras defendía en público a Moral Santín a la vez que despreciaba a Alberto Garzón y Cayo Lara por la decapitación de la sórdida federación madrileña de IU. Pero las alegrías en su casa no venían solas: su marido, Juan Berga, se incorporaba al proyecto al alimón como redactor jefe.

Es cieto que el relax de la nueva etapa lo había comenzado a romper antes del fichaje en pack el Comisario Villarejo, que ya en 2015 denunciaba que el Canal de Isabel II untaba al periódico para que le linchase. Pero la gran tormenta la desató el ex alcalde de Leganés Jesús Gómez: "(Esperanza Aguirre) habló con González (sobre la denuncia de Gómez por su cuenta suiza) y a partir de ese momento arreció una campaña sucia contra mí en la prensa local de Leganés acusándome de tener una cuenta en Suiza y de manejar dinero negro. Además, se compró una web, Estrella Digital, para que dejara de investigar el Canal de Isabel II y se empleó para atacar a los enemigos de González. La operación se materializó a través del abogado de Ildefonso de Miguel [ex gerente de la empresa de aguas madrileña], presuntamente siguiendo instrucciones de Ignacio González". Estrella Digital se apresuraba a anunciar medidas legales contra el actual diputado del PP en la Asamblea de Madrid: "Reporter Mic, editora de Estrella Digital, ni está, ni ha estado participada por el expresidente de la Comunidad de Madrid, ni por Ildefonso de Miguel, exgerente del Canal de Isabel II. Se trata de una patraña largamente elaborada por Gómez, que sí fue accionista del diario Libertad Digital, cuando trabajaba en el Gabinete de Esperanza Aguirre. Hoy está vinculado al digital Cuarta Columna, que aprovecha para atacar con saña a sus viejos enemigos. La injuria sobre Estrella Digital fue la forma de defenderse de la acusación de que disponía de una cuenta bancaria en Suiza y de sus extraños ocultamientos de patrimonio".

El remate

No se había digerido el desmentido cuando El Confidencial publicó la transcripción de las conversaciones bajo el titular: "La exdiputada de IU Libertad Martínez, la periodista afín que González colocó en TVE". El ex presidente madrileño le dice a su antigua rival política que "estoy hasta los huevos de ver cómo me defiendo" mientras la ex de IU dice "aquí ya o atizas o.... no es fácil encontrar altavoces. Quiero que me des información, mañana voy para que me des información (...) Vamos a empezar a dar hostias a Villarejo hasta en el cielo de la boca", señala la expolítica de IU". Según El Confidencial, Libertad Martínez habría encontrado acomodo en 'La Tarde en 24 horas' tras una llamada de Eduardo Zaplana al todavía Presidente de RTVE José Antonio Sánchez, que dice no saber nada del asunto.

Libertad Martínez insinuaba ayer una guerra de prensa para justificar la acusación (como si El Confidencial tratase al periódico de la que todavía es directora adjunta como rival directo) y centra su explicación en señalar que solo cobra 75 euros cada quince días: la cifra económica no guarda relación con la deontología profesional. Eso sí, no anuncia medidas legales...

Comentarios