El Caso Susana Béquer evidencia la decadencia de TVE






Es más que evidente: Susana Béquer, antiguo mito erótico en Italia y hoy actriz secundaria en España, solo trabaja al compás de los cargos que consigue su novio, tal y como denunció Juanma Fernández en El Español. El directivo fue el máximo responsable de la ficción de Mediaset cuando Susana fue contratada para Sé quién eres, El Príncipe o Dreamland, y ahora que Sevilla es el director de Contenidos de TVE su novia ha sido fichada por iFamily y Servir y proteger. ¿Casualidad? Para nada. Portavoces de ambas series desmienten el nepotismo en Vertele, pero canta la traviata este caso al igual que tras el escándalo Eurovisión Toñi Prieto siga en nómina de la Corporación Pública. 

Pero es de traca que Enrique Cerezo y José Frade no dejen de exprimir sus legajos cada vez que el PP gana las elecciones, que José Luis Moreno se ponga las botas cada vez que José Antonio Sánchez huele un cargo o que antiguos voceros de la derecha como Víctor Arribas ejerzan de moderadores en el prime-time del Canal 24 horas. ¿A qué están jugando algunos con nuestros impuestos? 

Es evidente: a manipular como en los tiempos de Aznar (casualmente Urdaci, Antonio Jiménez y Nieves Herrero hoy anidan en 13 TV), a enchufar al personal, a trincar y a otorgar contratos. ¿Solo a los suyos? Para nada, y si no vean las últimas adquisiciones de derechos deportivos de la Pública. 

Comentarios