Otoño trágico en Telecinco








La espiral negativa en la que han entrado este otoño los programas más emblemáticos de la parrilla de Telecinco han provocado una crisis solo maquillada porque Antena 3 es incapaz de pelearle el liderazgo por la crisis que viene arrastrando en el prime-time (con el cine monopolizando esta franja por la poca efectividad de la ficción nacional en los últimos tiempos).

Con esta dinámica negativa, Paolo Vasile ha decidido impulsar varios cambios de calado entre los puntales de la cadena. Sálvame, que espera como regalo de Reyes el estreno de Gran Hermano VIP para dotar de contenidos a su programa, monta a partir de hoy la Sálvame Snow Week con la intención de cubrir las sillas vacías de Rosa Benito, Raquel Bollo y Karmele Marchante. El perfil bajo de los concursantes elegidos y la improvisación del programa (que fichó en la tarde del viernes, pocas horas antes de presentar el formato en el Deluxe, a Javier Tudela o Pilar Soto), evidencian que algo no va bien en el universo Sálvame.

Gran Hermano y el Deluxe, que rondan el 14%, o Mujeres y hombres y viceversa y Cámbiame, que no pasan del 12%, siguen sin remontar pese a los esfuerzos de la cadena. Estos dos últimos formatos también cuentan con novedades: el espacio de Emma García ha montado una mesa de ex tronistas, mientras que el espacio de cambio de imagen ha relevado a Marta Torné de la conducción del programa, quién sabe si porque se ha empeñado en ser actriz o por decisión de la cadena.

Es cierto que Telecinco cuenta en la actualidad con un menú más variado que en la crisis de 2006-07, esa que se llevó por delante a Aquí hay tomate, A tu lado o Dolce Vita. Pero las dificultades de contar en ficción con algo más que con La que se avecina y en el apartado de talents con algo más que La Voz, complica el horizonte de la cadena.

Comentarios