¿Fin de ciclo de Sálvame? Cinco síntomas del agotamiento del programa estrella de Telecinco








Sálvame está dando muestras de desgaste por primera vez en sus siete años y medio de vida. El principal problema para el espacio rosa es que los personajes que han nutrido al programa, o bien se han quemado o simplemente han dejado de interesar. Aquí repasamos los siete síntomas de agotamiento que podrían acabar con el espacio vespertino de Telecinco, cuya versión nocturna está marcando unas audiencias más que discretas en las últimas semanas;

1- Jorge Javier Vázquez, cansado

En realidad lo hizo hace dos años, tal y como señaló en el libro Último verano de juventud. Pero el de Badalona ya ha expresado en público que si renueva con Mediaset exigirá dejar Sálvame Limón y Naranja, programa que de facto presenta Paz Padilla.

Hace unos días Vázquez señalaba que en parte le apenaba la paternidad de Kiko Hernández porque este hecho era síntoma de que todos se estaban haciendo mayores: "Hace siete años todos veníamos de una etapa profesional muy complicada, donde no teníamos nada más que Sálvame, y ahora todos tenemos cosas que poco a poco nos van separando. Es ley de vida...".

2- Belén Esteban, abrasada

Belén Esteban solo vende en el drama. Es duro decirlo: ha dejado de interesar ahora que se ha desenganchado de las drogas, que en parte ha enterrado el hacha de guerra contra los Janeiro tras dos décadas y que no combina noches con parejas poco recomendables.

La falta de Toño Sanchís se le nota: el personaje se ha quedado sin guión. Por eso no funcionan "los belenazos" y por eso "la cúpula" del programa la intenta reciclar como presentadora de una sección de vídeos. Pero del cariño no se vive en televisión. Y menos mucho tiempo...

3- Kiko Matamoros, noqueado 

Las guerras familiares, bodas, trifulcas entre Makoke y sus compañeros han convertido a Kiko Matamoros en un sonámbulo televisivo que ya le queda poco que vender: quizás solo la decadencia o el divorcio con Makoke, sábanas aireadas incluidas.

4- Kiko Hernández, fugado 

El alma mater del programa prepara su adiós a Sálvame Limón y Naranja en febrero, mes en que dejará su tarea diaria para centrarse en su próxima paternidad. El ex granhermano, que por contra que sus compañeros nutre al espacio con contenidos ajenos, ejerce como una especie de ayudante del director en plató, por lo cual la mercancía que dispensan a diario en este universo circense se podría resentir.

5- Personajes inservibles

Telecinco ha ejercido de vampiro con la nómina completa de Sálvame, donde varios personajes han dejado de interesar, y o bien están fuera del proyecto o se han mantenido a trancas y barrancas sin acaparar los contenidos: Rosa Benito, Raquel Bollo, Karmele Marchante, Lydia Lozano, etc.

Comentarios