Las horas más bajas para Cebrián, Antonio Caño y Vicente Jiménez








El siniestro tándem lobbístico Felipe González-Juan Luis Cebrián no ha podido sentar cátedra y mover los hilos del socialismo español desde la Universidad Autónoma de Madrid, donde ayer tenían programada una conferencia que se suspendió tras una protesta estudiantil que ha motivado que los gurús del papel, esos que silencian el golpe de Estado o pacto de sangre entre Mister Gurtel y Miss ERE, se echen las manos en la cabeza hablando de un acto ciertamente reprobable.

No corren buenos tiempos para Prisa, cuya reputación se ha hundido al igual que su deuda. Pero para aminorar la deuda Cebrián y compañía se han dejado las vergüenzas utilizando como pistola El País, cuyo director Antonio Caño no ha tenido más remedio que enviarle una carta admitiendo excesos y arrepentimiento al medio millar de suscriptores que se dieron de baja tras el linchamiento a Pedro Sánchez.

No ha llegado al nivel ínfimo de El País todavía la Cadena SER, pero aun así la emisora ha dado una gran muestra de bajeza y ha dejado entrever sus nervios contra COPE y Onda Cero, lideradas por Herrera y Joserra, al autoentregarse cinco de los siete Premios Ondas 2016 en la categoría radiofónica (Juan Carlos Ortega, Tony Aguilar, Podium Podcast y dos programas locales de provincias). ¿Y el resto? Un programa de RNE que presenta una colaboradora de la SER, no es broma, y una especie de homenaje a Radio Clásica, ya que desde que Sinfo Radio cerró no es competencia.

Comentarios

  1. La cadena "SER" y el Grupo Prisa, hace mucho tiempo que dejaron de ser referentes para mí, en lo que a radio y prensa se trata.
    Particularmente sigo medios más independientes pero, por supuesto, sin dejarme manipular por ninguno, solo por mis conclusiones que por lo general casi siempre son más acertadas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario