El terremoto radiofónico más importante del universo







Este verano se avecina un gran terremoto radiofónico, que no tendrá que pasar siquiera por un cambio de escudería de una de las grandes estrellas de este mundo. Pero se avecinan tambores de regeneración en las ondas, que no serán como profecitó Abellán, adelantado a su tiempo o a destiempo, un cambio de la FM por las licencias digitales o la radio online.

Pero está claro que se preparan cambios en los tres principales grupos privados españoles, Prisa, COPE y Atresmedia, que llevan tres décadas pastoreando un jugoso y millonario pastel gracias a la corrupción que reina en el EGM, miope ante el estilo anticuado de unas emisoras que no han sido capaces de renovarse ya que el cártel de directivos parece que se intercambiaba oyentes mientras limosneaban licencias al cacique autonómico afín de turno.

Pero Prisa, centrada en renovar a De la Morena y en modernizar Los 40 Principales, donde los chicos de No te cortes parece que no tendrán cabida tras su desplome de audiencia, tomará nota pese a que el EGM se empeñe en decir que la SER de Pepa Bueno y Francino, ex bustos insípidos de los teleinformativos, es tan escuchada como en los mejores tiempos de Iñaki y el Carrusel de Paco y compañía. Ja.

En el Grupo COPE, donde 13 TV es el verdadero quebradero de cabeza pese al regalo gubernamental, las musicales podrían sufrir ligeras pinceladas, al igual que ocurrirá en Onda Cero. También habrá que ver si algunos artistas de RNE continúan gracias al disparate político, si Radio Marca cierra o la cierran, si esRadio intenta profesionalizar algunas franjas de nivel amateur (la mañana y el mediodía del fin de semana son dignas de estudio y la tarde, si dice adiós Marcador, lo será), si Agüera nos sorprende y hace triunfar 10 Radio, si Vasile apuesta de verdad por Radioset, si Melodía FM cambia a Nuria Roca por Frank Blanco, y si Abellán o bien instala la familia a vivir en los estudios de Radio 4G, o bien cierra el disparate con disimulo musical.

Comentarios