Radio Marca cumplió quince años en su peor momento







La radio que hace afición cumplió quince años hace unos días. 'Radio Marca' con unos inicios muy precarios, ha tenido un hundimiento sostenido hasta hoy, cuando suma unos 400.000 oyentes diarios, lejos de los 700.000 que llegaron a alcanzar.

Esta emisora debe ser valorada en su justa medida, alabando una apuesta temática muy necesaria en algunos momentos, pero también hay que destacar que esta aventura deportiva ha sido una oportunidad perdida para ser la gran radio del deporte. En gran medida por la falta de ambición de sus responsables, por la poca inversión realizada y por su torpe director y gurú, Paco García Caridad.

Paco además de ejercer de maestro de ceremonias de su tertulia de tarde se encarga de la dirección de la cadena. Y la emisora adolece de éste, que elabora una radio antigua y sin chispa. 

Hay que destacar que algunos programas de la emisora de Unedisa son muy meritorios. En especial "Marcador Internacional", magnífico carrusel de fútbol extranjero lanzado por Áxel Torres, hoy en la SER.  Lo mejor de este programa, además de su originalidad, es el clima que ha conseguido el equipo, pero la marcha de su fundador y la decisión de la LFP de adelantar partidos de la Liga a las cuatro lo está asfixiando. 

También es encomiable las retransmisiones del "Marcador", el programa multicancha de los fines de semana que conduce el gran Edu García, que recaló en esta emisora tras su polémica salida de 'Cope', donde se marchó tras su enfrentamiento con Abellán.

Edu consigue un producto digno pese a contar con muchos menos medios que la competencia. Hasta hace seis años 'Radio Marca' abochornaba en este mundillo con algunas extravagancias. Mientras Pedrojota abría sucursales de 'El Mundo' en Nueva York, 'Radio Marca' no tenía ni siquiera presupuesto para tener narradores en partidos de segunda división o en ACB.

Lo que sí hay que reconocerle a Paco García Caridad es que en todos estos años ha logrado conseguir un producto rentable para sus accionistas, cosa que le ha dado a la larga la supervivencia. Esa fue la principal objeción de los italianos de Rizzoli cuando Jiménez Losantos les presentó hace unos años el proyecto 'esRadio', que pretendía utilizar las frecuencias de la radio deportiva para convertirla en una emisora política.

Entre las cosas peores de esta emisora destacarían su parrilla diaria, que es un torrente de eternas tertulias -donde destaca el pelma de Roberto Gómez- y de información repetida. A los mismos becarios que les escuchas informarte a las 7 de la mañana sobre la actualidad te los puedes encontrar cinco horas después con lo mismo de lo mismo. Claramente repetitiva.

Las estrellas de lunes a viernes son Miguel Ángel Méndez y García Caridad. Faltan Jacinto de Sosa y Castellote y volveríamos a la radio de postguerra. La diferenciación de sus programas es destacable. Parece que a las 7 de la mañana y a las 11 de la noche nos hagan tragar la misma papilla. Una especie de macroprograma homogéneo.

Encima una radio supuestamente polideportiva carece de programas específicos -fútbol sala, balonmano, atletismo o ciclismo- y se tiran todo el día hablando de los éxitos y miserias, principalmente del Real Madrid. Hay dentro del proyecto varias oportunidades perdidas, como por ejemplo el de introducir el humor en el deporte. Un mornig show que mezclara deporte, humor y música podría servir de revulsivo a la emisora. Los éxitos pasados en este campo de Arús o los chicos de "El Radidador" les podría servir de inspiración. O también una tertulia "alternativa", como fue en su día "La casa por el tejado"-. También han abandonado las madrugadas para las reposiciones, llegando hace unos años a importar el fenómeno call tv. Tampoco estaría mal que harían una especie de "carrusel" NBA las madrugadas de viernes o sábados, en plan "Marcador Internacional".

Si en basket no han logrado un nivel digno, lo mismo les pasa en los programas de motor, donde las narraciones de Formula 1 del prometedor Juanarena son dignas de un podcast amateur.

Y pese a que no hay programas decentes específicos nos podemos encontrar en la emisora varios programas de cine, música o viajes. Así es muy difícil que 'Radio Marca' se convierta en una gran cadena de emisoras. Con una cobertura bastante floja, con una plantilla pequeña y mal pagada, sin programas específicos, sin comunicadores estrella, sin un programa estrella que les dé personalidad, sin unos espacios de humor que les acerquen al público joven, sin una estrella o programa mítico que hayan sido capaces de descubrir en tres lustros y sin una web decente, es complicado.


Comentarios