Kiko Hernández tira la imagen de Rappel por los suelos







Hace unos días una de las hijas de Rappel, abrió las puertas de la casa del vidente a Chelo García Cortes. La citada chica, Tatiana, recibía con los brazos abiertos a las cámaras de Sálvame, quizás como premio al gran tratamiento mediático que está recibiendo su padre, casi siempre ridiculizado en televisión por sus fallidas predicciones y por su particular estética.

No sabía Tatiana que Kiko Hernández, presente en plató a la emisión del vídeo, desveló que Rappel no se habla con el resto de sus hijos y que tiene deudas hipotecarias en torno a los dos millones de euros.

Comentarios