El triángulo más peligroso; banca, políticos y medios de comunicación








Cuando en una coctelera se agitan la banca, los políticos y los medios de comunicación, normalmente la bebida que se sirve es un auténtico escándalo. Algunos de los disparates mediáticos más llamativos han sido propiciados por supuestas presiones de la clase política a la banca.

En 2008 el escándalo estaba servido; Caja Madrid le concedía un crédito sindicado al Grupo Intereconomía de 18 millones de euros para comprar La Gaceta. Años después la Fiscalía General del Estado denunció que Rodrigo Rato, accionista del grupo de Ariza, le había concedido posteriormente un crédito de más de dos millones de euros "contra el criterio de la comisión de riesgos del banco".

Jaume Roures también se puso en la diana en 2009, cuando la prensa catalana publicó las supuestas presiones de José Luis Rodríguez Zapatero, Elena Salgado o José Montilla a Narcís Serra, entonces presidente de Caixa Catalunya, para que le concediese un crédito de 150 millones de euros a Jaume Roures. Dinero que el empresario invirtió en adquirir los derechos audiovisuales del Real Madrid, con los que irrumpió en la guerra del fútbol contra Prisa.

También se ha hablado y mucho de las hipotéticas presiones del Sabadell a El Periódico de Catalunya para que se desvinculase de posiciones cercanas al independentismo o del rescate bancario del Grupo Prisa por parte del Santander.

Comentarios