Évole remata a Buenafuente metiéndose a productor











No corren buenos tiempos para Andreu Buenafuente, que semanas después de confirmar su salida de Atresmedia, ha visto como este grupo le deja sin la producción de Salvados, que vuelve este domingo con Évole preparando las maletas para fundar su propia compañía. 

Andreu por lo pronto, viendo que la televisión le es esquiva, ha vuelto a la radio. Y es que el pasado sábado la Cadena SER estrenó la nueva etapa de Nadie sabe nada, espacio humorístico de conversaciones entre Andreu Buenafuente y Berto Romero. El programa se emite en el mediodía del sábado, una franja tradicionalmente ocupada por la programación local, hoy esquilmada por la crisis. 

Buenafuente, que ha visto como su late-show ha sido cancelado en La Sexta, se tendrá que refugiar en la SER y en Movistar +, cadena donde firmará un nuevo proyecto dentro de unos meses, para escapar de su último show, que no ha obtenido lo resultados de audiencia esperados. 

Al cómico de Reus lo veremos dentro de unos meses en la gran pantalla, ya que se ha despedido de Atresmedia protagonizando una comedia, El Pregón. Toda esta colección de proyectos, Movistar +, la SER, el cine o sus columnas en Interviú, serán de todas maneras insuficientes para ocupar el espacio que ha dejado en su vida su proyecto de medianoche, En el aire, que no ha cosechado ni la rentabilidad ni el share esperados. 

El presentador encara este otoño como capitán de la nave de El Terrat. Intentará Buenafuente encauzar el barco de su compañía en la crisis, regateando como puede las polémicas que salpican su imagen. El mejor ejemplo fue su decisión de zambullirse en la petición de independencia de Cataluña. No ayuda que en su rentré en la SER criticase a uno de sus estandartes, Carrusel deportivo, al que tildó de gallinero porque "hablan cuarenta y cinco a la vez". Tarjeta amarilla.






Comentarios