¿Es el adiós de Rosa Benito una nueva estrategia de Sálvame?






El adiós de Rosa Benito a Sálvame podría ser una nueva estrategia del culebrón de Telecinco, que vende marchas de colaboradores para después repescarlos con gran expectación. La cuñada de Rocío Jurado contesta a las críticas de su "ex programa" así en Twitter: "Nací para ser feliz, no para preocuparme de lo que digan los demás".

Recordemos que hace menos de un año el programa vendió que Rosa había estado internada en un psiquiatra y que estaba "para tirar". Tan solo unas semanas después, la alicantina ya se encontraba entre la nómina de colaboradores. También podemos recordar otras marchas efímeras, que fueron simplemente estrategias del programa para no "quemar" a sus colaboradores; la depresión de Kiko Hernández, que meses después volvió como efímero presentador de Las bodas de Sálvame; la depresión de Mila Ximénez, que aprovechó su marcha para operarse la cara; o la de Kiko Matamoros, hundido por una enfermedad que lo iba a dejar ciego de por vida.

En resumidas cuentas, que la única marcha que ha parecido de verdad fue la de Terelu Campos, que vio como no la dejaban volver y como le quitaban la silla de sustituta de Jorge Javier Vázquez.




Comentarios