En defensa de José Luis Moreno y La Alfombra Roja Palace; un show adelantado a su tiempo







Algunos malvados reinciden en la campaña de linchamiento que sufre ese gran profesional que es José Luis Moreno, cuyo incansable trabajo siempre ha tenido la complicidad de esa masa cultivada que es el pueblo español. Dicen hoy algunos críticos que TVE tiró por el desagüe 220.000 euros en La Alfombra roja, pero esta cantidad es insignificante en comparación con el brillante show exhibido el pasado sábado en TVE. Por desgracia Moreno no tuvo en esta ocasión la comprensión del público; 5,8% de share.

Se preguntan algunos cómo es posible que TVE programe esta gala a las diez de la noche, mientras que Versión española arranca casi en medianoche. Pues está bien claro; La Alfombra roja aporta talento y nos ofrece un género revolucionario, seguramente muy adelantado a su tiempo, no como el cine español, siempre cutre.

Moreno es y será siempre una persona inmaculada, dotada de una ética intachable, por mucho que venenosos envidiosos lo colocaran entre los donantes de la caja B del PP, como imputado en el Caso Palma Arena, etc.

El pueblo español debería agradecer a Moreno que entregase el pasado sábado una obra faraónica, con una factura técnica y un humor dignos de admirar. Hay que darle tiempo a La Alfombra Roja, festival del talento presentado por Berta Collado y Nerea Garmendia, dos chicas guapísimas que se han reventado el careto en alguna clínica low cost-¿las habrá operado Moreno, que entre sus numerosas especialidades es cirujano? ¿le habrá puesto la piñata a Nerea en sus ratos libres?-.

Es penoso como el pueblo español no comprendió el estreno de un programa por el cual en los ochenta o en Latinoamérica, Moreno hubiese salido a hombros, pero el odio que se le tiene al éxito de Moreno ha sido el motor para linchar un programa tan fino y delicioso.

No hay más remedio que elogiar a un show que arranca el programa aplaudiendo a las familias por soportar la crisis, o que remeda el Tú sí que vales con Gisela, Rafael Amargo y Merche como inofensivos jurados, que regalan parabienes a los deliciosos niños. Luego sale Arangüena, que limpia su polémica carrera con una aparición estelar en el programa y le regala a los oídos de Juncal Rivero con un chiste para hacerles pasar el mal trago a las citadas familias de la crisis: "Tu que eres nieta de un ferroviario, ¿te molesta que te digan que estás como un tren?". Risas comunes en el plató, con un público que rompe a aplaudir ante la ocurrencia, escrita sin duda por un chispeante Moreno, al que se iluminaban los ojos detrás del escenario micrófono en mano. "Lo he vuelto a hacer, he renacido de mis cenizas", pensaría.

Aun así faltaba el plato fuerte del programa, que era el monólogo de Manu Badenes sobre Marta Sánchez, cantante que actuó posteriormente en directo, aunque algunos dicen lo hizo en playback, seguramente confundidos por la perfección de la Madonna española . El citado humorista estaba sin duda en estado de gracia, porque si no es complicado de entender las risas alocadas de las viejunas de las primeras filas. El problema de las risas era que no se producían al final de los chistes, sino en medio, a la vez que las cámaras enfocaban tal disparate. Algún malpensado podrá pronosticar que las viejunas fueron azuzadas por algún esbirro de Moreno o que directamente las drogaron, pero conociendo al productor, nada de eso ocurrió. Simplemente que el monologuista de Comedy Central estuvo inspirado y tuvo su noche.

Porque Moreno siempre es capaz de servirnos un show con chistes picantones pero inofensivos para los niños, un show familiar y entrañable, de mesa camilla y de sórdida corrala, con las vecindonas en bata y rulos rompiéndose las manos ante el talento del ventrílocuo. Es un nuevo capítulo de ese Moreno tierno, que sufre como algunos indeseables le acusan de explotación y corrupción.

Porque La Alfombra Roja arrancó con una colección de niños deliciosos, entre los que hay que destacar un chico andaluz que cantaba unos deliciosos chistes mientras bailaba. Entre medias, La Alfombra Roja mostró un ritmo vertiginoso y no tuvo fallos reseñables, ni en grafismo, ni en sonido, ni en el apartado técnico, con regalos como un sujeto que hacía piruetas con patines, otro que hacía ruidos con la boca y un pase de lencería. Acompañando las actuaciones, se intercalaban las matrimoniadas 2.0 con un argumento tan peregrino como inofensivo, en el que una pareja se presentaba a los respectivos amantes con una chacha borracha de por medio. El problema era que los amantes, algunos efebos musculados como Martin Czehmester, no paraban de llegar, porque la mujer en cuestión era "una pelandrusca", dijo la chacha por boca de Moreno, que siempre tiene la palabra perfecta para no ofender a las mujeres, el sexo débil. Humor de manual, al que se añadieron clásicos imprescindibles como Mari Carmen y sus muñecos o Jaimito Borromeo.


Es cierto que España no está preparada para un show tan revolucionario como La Alfombra roja. No hay más que ver lo que han dicho los de CCOO, tal y como recoge Ecoteuve:

Ahora es CCOO quien ataca a este programa y lo considera una "falta de respeto y falta de vergüenza".

"Los ciudadanos sufrieron en La 1, una programación de entretenimiento casposa, reaccionaria, machista y vulgar que creíamos desterrada hace ya 15 años", dice CCOO en un comunicado.

"Desde CCOO denunciamos que la emisión de este programa ha supuesto además, una falta de respeto a los profesionales de la CRTVE pública. Mientras se cierran Estudios de Grabación, mientras acreditados profesionales de la CRTVE que día tras día vienen demostrando su gran profesionalidad permanecen mano sobre mano o haciendo programación secundaria, la Dirección encarga fuera la realización de un "programa" de prime-time como Alfombra roja, que además de ofrecer contenidos totalmente desfasados, demostró no garantizar los mínimos de profesionalidad y calidad técnica que ofrece habitualmente TVE y que por tanto deben ser exigibles a cualquier productora privada, en este caso Promociones Digitales Riazor, S.L, la del ya conocido por nosotros, José Luis Moreno, curiosamente siempre con un hueco en CRTVE cuando el Partido Popular está en el Gobierno", apuntan.

El portal Bluper ha sido demandado por Moreno por artículos como estos. Mientras que Alberto Lardiés ha titulado así en Voz Pópuli: 'La alfombra roja palace' de TVE y José Luis Moreno: un bodrio sin audiencia ni talento. Mientras, Borja Terán se cebaba desde Telediaria: ‘Alfombra Roja Palace’, la mayor vergüenza televisiva de la última década (por lo menos) y Sergio Espí describe así en Periodista Digital el estreno: "El show no es más que una copia de las peores creaciones del productor, un conglomerado transparencias, machismo, caspa y humor grueso". ¡Larga vida a José Luis Moreno y sus deliciosas galas! 




Comentarios