Mediaset yerra de nuevo el tiro y ficha a un supuesto extorsionador







Mediaset sigue errando el tiro con sus últimos fichajes. La cadena, paranoica desde la cancelación de La Noria, ha vuelto a hacerlo, en este caso con Los Gypsy Kings, que en su reparto incluyen a Joaquín Fernández, tal y como cuenta Pedro Pérez en El Semanal Digital:

Joaquín Fernández, el patriarca de los Fernández Navarro, que también es uno de los protagonistas de este nuevo show de Cuatro. Esta familia saltó a la fama por la ostentosa boda del hijo mayor de Joaquín, que fue retratada por el programa Palabra de gitano (los jóvenes se separaron al poco tiempo).

Pero unos meses después de la emisión, en noviembre de 2012, Joaquín era detenido acusado de "usura", "secuestro" y "atraco". Por lo tanto, Mediaset, últimamente muy sensible con la percepción que tiene el espectador sobre su cadena, debería ser más sensible a la hora de incluir a un personaje como este en el reparto de su nuevo programa.

El programa Equipo de investigación indagó sobre Joaquín, conocido en su entorno como "El Prestamista", y emitió varios testimonios que acusaban al patriarca del clan de "extorsionar y secuestrar" a los clientes que no le devolvían el dinero prestado, que tenían que hacer frente a intereses usureros en torno al 70%.

En Espejo Público el famoso Joaquín también protagonizó un sonoro cara a cara con Bernardo Morro, que le acusó en directo de amenazarle con "pegarle seis tiros" si no conseguía en tres meses 30.000 euros, cantidad que duplicaba los 15.000 euros prestados.

Aun así "El Prestamista" sigue haciendo gala de su nombre, y el domingo aconsejaba, con las cámaras mediante, a su hijo, con el que estaba molesto porque no trabajaba: "Tienes que empezar a meterte en el negocio. Un "prestamito" a algún amigo, algo... ¿Quién va a trabajar en esto cuando yo no esté?".


Comentarios