Cintora se venga de Alfonso Rojo, La 1 revoluciona su parrilla y Mediaset teme a las redes sociales







Las mañanas de Cuatro invitó ayer a Beatriz Talegón para que explicase su incidente en Castilla-La Mancha Televisión. La política socialista atizó en su intervención a Alfonso Rojo: "No es un profesional de verdad". "¿Hay que llamar gorda a una política en una televisión pública?", se preguntaba Cintora. El soriano se vengaba así de los continuos ataques de Rojo, cuyo periódico, Periodista Digital, ha calificado de "niñera de Podemos" y "Jesús Chistorra" al presentador de Cuatro. "Este es un país de fachas nos laman gordas e inútiles", afirmó Talegón, que siguió, "a mi lo de estar gorda por tener un hijo se me pasa, pero su inutilidad mental es para siempre". "No hay que insultar", advertía Cintora, mientras Ramón Espinar comentaba por lo bajini que lo estaba describiendo.

La revolución de La 1

El viernes pasado La 1 comenzaba la revolución de su parrilla con el estreno de Mota y la llegada de Versión española. Esta semana también llegan dos estrenos; Alaska y Segura, que llegó ayer, y El Ministerio del tiempo, que se lanza hoy, mientras que en dos semanas llegará Buruaga con un espacio en prime-time. No son los únicos cambios que se esperan, ya que están en rodaje los seriales Seis hermanas y Acacias 38, que intentarán levantar las fallidas tardes de TVE, ahora en periodo de tregua con el parche del cine. Las mañanas también sufrirán una revolución, y es que TVE ha fichado a Paolo Nocetti y María Santías, ex directivos de Magnolia, como nuevos directores del programa de Mariló, que en las próximas fechas cambiará de plató y de contenidos. ¿Más corazón? ¿Adiós al consultorio de salud? También tendrá novedades Amigas y conocidas, la tertulia femenina que comanda Inés Ballester al mediodía.

Mediaset teme a las redes sociales 

Mediaset sabe que tiene que cuidar a los espectadores de GH VIP. Y es que por un lado la cadena está rentabilizando como nadie el éxito de este reality, y por el otro la cadena sabe que hay altas posibilidades de un boicot a sus anunciantes si el espectador capta algún tipo de manipulación. Las redes sociales pueden promover ataques a Mediaset, que ya sufrió la semana pasada el hastag #ApagónSálvame.





Comentarios