Marc Sala pica en el anzuelo de la caverna contra Otegi





Televisión Española sigue estando al albur de un Gobierno irresponsable, Rosa María Mateo y sus trapicheos durante la negociación de los debates, y de una oposición oportunista y estúpida: la protesta de Toni Cantó porque Netflix tenga que financiar RTVE es ejemplo de ello. Debe desconocer el fallido candidato valenciano de Rivera que Europa ha forzado que exista una armonía de derechos y obligaciones entre los viejos y los nuevos operadores.

Ayer la presión se intensificó contra RTVE porque entrevistaron al líder de Euskal Herria Bildu, Arnaldo Otegi, perseguido hasta la arcada por la justicia española. La coalición abertzale es segunda fuerza en Euskadi, acaba de batir récord en las municipales, cuenta con cuatro diputados en el Congreso y logró presencia en el europarlamento.

El Canal 24 horas decidió entrevistar a todos los partidos con presencia en la Cámara baja y un partido legal como Bildu no podía ser una excepción. Y eso que Marc Sala, típico socialdemócrata que no se entera de nada y conductor de 'La noche en 24 horas', picó en el anzuelo de la caverna mediática y su primera pregunta estuvo relacionada con la condena de ETA, que no mata desde marzo de 2010.

¿A Manuel Fraga le preguntaban cada vez que lo entrevistaban por las sentencias de muerte del franquismo? ¿Le preguntan a los líderes de Vox por su defensa de la chusma de La Manada y por su defensa del 23-F? ¿A Felipe González sobre los GAL? Está claro que no, pero en Madrid, disfrutones de un Cupo económico más provechoso que el navarro y el vasco, llevaban años pidiéndole a la izquierda abertzale que hiciese política. Y cuando la hacen no les vale: quieren criminalizarlos de por vida.

Entre la basura mediática madrileña toca ahora sobreactuar con Navarra después de que los aspavientos sobre Catalunya saliesen mal por el revolcón electoral del trifachito el 28-A. Sobre la Comunidad Foral solo se interesan para provocar en Alsasua o para intentar que el centro-derecha, con menos del 40% de los votos, gobierne por Decreto-ley.

Vox tiene derecho a tener espacio en TVE, Podemos también lo tenía en su momento y EH Bildu lo tiene que tener ahora. Es una vergüenza que los entrevistados en TVE los quiera decidir la extrema derecha, que tanto ha manipulado y saqueado las televisiones públicas.

Pero ellos, antidemócratas a la hora de decidir sobre la jefatura del Estado, intolerantes sobre el derecho de autodeterminación de los pueblo, venezolanos a la hora de permitir que existan presos políticos, cínicos entre el pelotazo de la monarquía con Arabia y las cuentas en Suiza, quieren tener el derecho a veto en TVE.

Porque ellos, los 'demócratas de toda la vida', les duelen mucho los 800 muertos que causó ETA. No dijeron ni mú sobre los GAL, ni se acuerdan de los más de 100.000 desaparecidos que se pudren en las cunetas.

Son los castellanos de siempre, incapaces de comprender que en Euskadi y en Navarra hayan pasado página. Entre el facherío quieren hacerse los mártires, eso sí, entre calles dedicadas al franquismo, suelos repletos de crímenes propios y aplausos a partidos que loan a la Dictadura que provocó el lógico nacimiento de ETA, defensa propia en los tiempos del nazismo ibérico y aberración anacrónica a partir del 78 que desapareció gracias, entre otros, a un arrepentido como Otegi.

Esperemos que este presentador impresentable, Marc Sala, tras ejercer de palanganero de la caverna para hacerse perdonar y tras destrozar una entrevista con un monotema de hace una década, se largue a su puñetera casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario